Trabajar desde casa es un privilegio muy grande, disfrutas, aprendes, y no siempre estarás amarrado a un horario, pero como dijo el tío Ben: “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad…

Ya sea que trabajes como freelancer, contratista, vendedor independiente o trabajador virtual, al trabajar desde casa o realizar tus operaciones desde donde vives, casi siempre estarás solo, por lo tanto, la falta de interacción con compañeros de trabajo o el simple hecho de no moverte de un ambiente distinto al de tu casa, puede comenzar a pasarte la factura con el estrés y la monotonía.

Hoy quiero compartir contigo algunos consejos que te ayudarán a mantenerte sano y cuerdo al trabajar desde casa.

4 Consejos para mantener la cordura al trabajar desde casa


Establece límites

En algún punto del tiempo y espacio, la gente comenzó a tener la percepción que “trabajar desde casa” significa estar disponible las 24 horas del día los 7 días de la semana.

Si bien es cierto que al trabajar desde casa te da algo de flexibilidad en comparación con las horas de trabajo convencionales, esto no quiere decir que estás disponible todo el tiempo. Establece horas de trabajo y ten límites, déjale saber a quienes trabajen en tu equipo e incluso a clientes de este tiempo, y también asegúrate de decirles como contactarte en caso de una emergencia.

Crea un espacio en tu casa que sea para el trabajo

Trabajar desde casa tampoco significa trabajar desde el sofá, en la cama o frente al televisor, necesitas tener un espacio real que se diferencie de tu “casa regular”.

Por ejemplo, si tu trabajo implica pasar muchas horas sentado, busca un lugar adecuado en tu casa adonde puedas tener espacio para un escritorio, una silla cómoda y que tengas la suficiente privacidad como para hacer llamadas sin que se escuche la tele o las cacerolas en la cocina.

Este espacio en el que vas a trabajar desde casa debe ser un lugar al que vas a como si tuvieras que ir al trabajo. Le hace saber a tu mente que te debes poner en “modo trabajo“.

También significa que cuando termine el día, puedas levantarte y apagar todas las cosas e “irte” a cualquier otro lado en la casa como una manera de decir “ya me fui del trabajo”.

Levántate y camina por ahí

En una oficina caminas hacia reuniones, al área de descanso para el cafecito, vas desde el parqueo hacia tu lugar de trabajo y viceversa… pero cuando trabajas desde casa, las opciones se acortan.

Tu oficina en casa puede que esté a tan solo unos 3 metros de distancia, si trabajas con clientes remotos ni siquiera te mueves para reuniones o entregar proyectos, entonces, caminar se vuelve un hábito perdido, pero en serio necesitas hacerlo.

Rompe tu rutina un día (o conviértelo en parte de esa rutina) y vete a caminar por la cuadra, levántate y camina, esto no solo te ayudará a distraer tu mente un poco, sino que oxigenará tus ideas dándote una mentalidad más fresca y quizá hasta más creativa.

Ve y conéctate con otros profesionales en eventos

Trabajar desde casa limita la oportunidad de conocer a nuevas personas frente a frente, ya sean colaboradores, proveedores o cualquier persona.

Además del beneficio de la interacción humana, asistir a eventos profesionales ensancha tus horizontes y te da la oportunidad de intercambiar ideas y escuchar las opiniones de los demás. Los seres humanos somos sociales, aun si preferimos estar solos, pero necesitamos ese contacto, especialmente cuando se trata de compartir con personas que tienen los mismos intereses.

Adaptado de Entrepreneur

Danny Guzman

About Danny Guzman

Esposo, cristiano, emprendedor y amante de la música. Hago diseño web/gráfico, trabajo con redes sociales, marketing y más. Me encanta tocar mi guitarra, bloguear y tomar café. I speak English too.

Leave a Reply