Es fácil quedar atrapado en el mundo privado del diseño web, pasar demasiado tiempo jugando con los últimos trucos del CSS, o recorriendo las galerías más geniales del buen diseño web. Comienzas a olvidar que tu trabajo no se trata solo sobre estar al día con la última tecnología o ganarse uno que otro premio en diseño web.

La realidad es que las tendencias más nuevas y geniales son realmente irrelevantes y a veces un poco alienantes a la mayoría de la audiencia. Por desgracia, ese tipo de trabajo a veces es sólo es apropiado para un público de otros diseñadores, y esos proyectos son raros.

Así que da un paso atrás al intentar superar a tus compañeros diseñadores, y considera los conceptos básicos. En el corazón del diseño se encuentra la famosa máxima de que la forma sigue ala función. Asegúrate de que tu trabajo se mantiene fiel a ese principio asegurándote de estas tres cosas:

Un buen diseño web es todo sobre el usuario


Idoneidad

Todavía se puede ser innovador al trabajar con un estilo más tranquilo.

Los intereses de tu publico objetivo debe ser siempre la consideración principal al determinar el estilo del sitio a diseñar. Sin embargo, eso no significa que un sitio deba siempre lucir seco y enfocado únicamente en la funcionalidad para acomodarse a su audiencia.

Un buen diseño web es todo sobre el usuario

Un buen diseño web puede ser elegante, con estilo moderno, pero permanecer relativamente simple al destacar la usabilidad sobre otros aspectos. Si fuera un sitio de búsqueda de empleo por ejemplo, el enfoque debería ser en la forma para buscar, las diferentes opciones para segmentar lo que se busca y mostrar los resultados de una manera simple, clara y directa, es decir, fácil para el usuario.

Procura siempre hacer pruebas de diferentes estilos con usuarios reales para determinar que funciona y que no, recuerda que no se trata de ti sino del usuario.

Velocidad

Cualquiera podría pensar que este factor en el buen diseño web por si solo no debería tener un impacto tan monumental en tus usuarios. Pero sólo un par de segundos más en el tiempo de carga pueden tener consecuencias sorprendentes en las respuestas de los usuarios y las tasas de conversión.

De hecho, alrededor del 30% de los consumidores comenzarán a abandonar un sitio web después de 5 segundos de tiempo de carga. Y la mayor parte de ese desfase es el resultado de las decisiones que se tomaron al diseñar el front-end.

Un buen diseño web es todo sobre el usuario

Hay muchos métodos eficaces que puedes utilizar para aumentar la velocidad del sitio

Para mejorar la velocidad de tu sitio, primero determina exactamente cuán lentas son tus páginas con una prueba de velocidad del sitio. Entonces podrás emplear una combinación de tácticas como:

  • Simplificar elementos de diseño como reducir el uso de sombras, imágenes y otros efectos novedosos y que adornan. Esto no sólo puede ayudar a la velocidad de tu sitio, sino que también puede ayudarte a dar ese toque que es muy popular como una opción estética.
  • Usar Sprites CSS para mostrar imágenes, o crear iconos de fuentes para los elementos comunes de interfaz de usuario (UI).
  • Denotar el alto y ancho de tus etiquetas de imagen en HTML, para que puedan cargar en su propio tiempo, sin interrumpir el resto de la página.

Claridad y facilidad

Los diseñadores están acostumbrados a cuestionar los métodos y técnicas convencionales con todo lo que trabajan. Pero para la web, que todavía es un mundo confuso para muchos usuarios, algunos de estas cosas “convencionales” tienen que dejarse tal y como son por el momento, por ejemplo:

  • Una barra de búsqueda que se pueda identificar fácilmente, que normalmente se encuentra en la parte superior derecha.
  • Usar “breadcrumbs” para las rutas de navegación complejas.
  • Un sistema UI (Interfaz del Usuario) consistente y fácil de identificar, como resaltar un botón con color llamativo para señalar su importancia.

Un buen diseño web es todo sobre el usuario

El lujo en la estética está para llenar los espacios dejados por una funcionalidad sólida, no al revés.

El trabajo de un diseñador tiene una flexibilidad casi infinita cuando se trata de producir un resultado hermoso, pero mucho menos flexibilidad en términos de usabilidad. Comenzar con una estructura que atraiga y funcione con tu público asegura que tu sitio es tan atractivo para un usuario como lo es para otro diseñador.

Danny Guzman

About Danny Guzman

Esposo, cristiano, emprendedor y amante de la música. Hago diseño web/gráfico, trabajo con redes sociales, marketing y más. Me encanta tocar mi guitarra, bloguear y tomar café. I speak English too.